Un ataque contra Siria o Irán puede desatar una guerra con Rusia y China.

El caos económico ocasionado por la elite financiera mundial, ya no puede ser arreglado ni disimulado luego de los hechos catastróficos denunciados en Inglaterra sobre las operaciones con la tasa Libor y las siguientes noticias nos permiten presagiar un final sangriento.

Se está buscando una salida bélica con desesperación y los hechos nuevamente nos dan la razón respecto a que iríamos en camino hacia una guerra.

Estas son las predicciones de Dominique de Kevelioc de Bailleul, analista político de la empresa investigadora estadounidense Beacon Equity Research. “Una acción militar de EE.UU. o de sus aliados contra Siria o Irán podría desencadenar una respuesta bélica de Rusia y China, provocando la mayor conflagración mundial desde la Segunda Guerra Mundial. Además, el conflicto sirio podría causar la destrucción del dólar.” Sigue leyendo