Uso de nanopartículas y campos magnéticos para atacar el cáncer.

Uno de los objetivos que se buscan en la gran mayoría de investigaciones relacionadas con el tratamiento del cáncer es la búsqueda de un tratamiento selectivo que “ataque” únicamente las células cancerosas y mantenga intactas las células sanas. 

En ese sentido el uso y ataque de células cancerosas mediante el uso de nanopartículas no es una novedad, pero día a día vemos el perfeccionamiento de esta técnica desarrolladas por diversos equipos de investigación en todo el mundo. 

Ya en la Universidad de Texas se probaron métodos donde nanopartículas magnetizadas de carbono podrían adherirse a las células cancerosas para, posteriormente, barrerlas con un láser manteniendo intactas a las células sanas en los casos de melanomas. 

También un equipo de científicos de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, ha utilizado nanopartículas y campos magnéticos alternantes para atacar las células cancerígenas de los tumores de cuello y cabeza de ratones.

Las nanopartículas empleadas fueron nanopartículas de óxido de hierro (un componente de muchos minerales también presente en nuestro organismo), que en los últimos tiempos han adquirido gran importancia por sus aplicaciones como transportadoras de fármacos antitumorales o como detectores de moléculas en sangre vinculadas a ciertas enfermedades, entre otros usos.

Las nanopartículas fueron usadas entonces para elevar drásticamente la temperatura del centro de los tumores, hasta que éstas alcanzaron unos 40ºC. Este aumento de la temperatura, con respecto a la temperatura ambiente, se produjo en los primeros cinco o diez minutos de aplicación.

Los estudios patológicos posteriores demostraron, según los científicos, una destrucción de las células tumorales asociada al tratamiento con hipertermia o exceso de temperatura. 

Nuevo abordaje de la técnica

Recientemente unos científicos de Corea del Sur han llevado a cabo pruebas con una nueva terapia contra el cáncer que implica nanopartículas de óxido de hierro e imanes.

Tras lograr el acoplamiento de las nanopartículas a los anticuerpos, los investigadores descubrieron la herramienta perfecta para destruir las células tumorales sin afectar el resto del cuerpo.

Esto ocurre porque los anticuerpos se adhieren a los receptores celulares de las células cancerosas, especialmente al tal llamado receptor de muerte.

Sometiendo las células cancerosas a unos campos magnéticos suficientemente fuertes, los científicos hicieron que las nanopartículas se unan y desencadenen el proceso conocido como apoptosis (muerte celular), mediante el cual la célula se destruye y los tumores son devorados por los productos químicos.

Casualmente, la apoptosis es el proceso inducido por la quimioterapia y la radioterapia, ya que la muerte celular es lo que las células cancerosas no pueden alcanzar, dando lugar a tumores como resultado de su división. Desafortunadamente, la principal desventaja es que los tratamientos actuales afectan a todo el cuerpo.

Prácticamente, estos tratamientos envenenan a los pacientes, aunque la esperanza es que el cáncer sea el primero en morir.

A diferencia del método actual, la técnica basada en imanes supuestamente mata las células cancerosas sin dañar a las sanas. Aunque hasta ahora se han usado sólo unas muestras de laboratorio en las pruebas, en un caso de cáncer de colón se ha logrado una destrucción de un 50% de las células cancerosas sin efectos adversos sobre las células sanas que las rodeaban.

Las pruebas en peces vivos de laboratorio (peces cebra) también resultaron prometedoras, aunque llevaron al crecimiento de una aleta adicional por razones aún desconocidas.

Por otra parte, el pez cebra perfeccionó su capacidad recuperativa, ya que pudo regenerar sus aletas, la piel, el corazón y, en estadios larvarios, incluso el cerebro.

Teniendo en cuenta que los seres humanos carecen de estos miembros, probablemente los efectos secundarios no pueden surgir. Sin embargo, los investigadores tendrán que hacer más pruebas, que probablemente durarán años, por lo que el cáncer no dejará de ser un problema en el futuro próximo. 

Los detalles de la investigación dirigida por  Professor Jinwoo Cheon, de la Universidad de Yonsei en Seul, Corea del Sur, aparece en el Journal Nature Materials. 

FUENTE:

http://news.softpedia.es/Una-terapia-con-imanes-podria-curar-el-cancer-sin-afectar-el-cuerpo-298220.html

http://www.nueva-acropolis.es/Noticias/2012/00517.htm

 

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s