Logran detener desarrollo de meduloblastoma con microRNA-218.

medulloblastomaEl hecho de haber visto en un familiar cercano y de corta edad, el desarrollo de un tumor de 3 cm en el cerebelo, de un cáncer tan agresivo como el meduloblastoma maligno, me impulsa a publicar con satisfacción avances en la investigación y posibles tratamientos para este mal.

Gracias a los cirujanos y médicos oncólogos argentinos, hoy ese familiar es mayor de edad y vive una vida normal, y por eso es que la ciencia debe ser apoyada también desde su difusión al público, para acercar al lector en general, los logros que con tanto esfuerzo producen los científicos en el mundo.

En relación al meduloblastoma, investigadores de la University of Colorado Cancer Center, han detenido el avance del tumor reintroduciendo microRNA-218 en células tumorales.

Que es el microRNA?

Un micro ARN (miARN o miRNA por sus siglas en inglés) es un ARN monocatenario, de una longitud de entre 21 y 25 nucleótidos, y que tiene la capacidad de regular la expresión de otros genes mediante diversos procesos, utilizando para ello la ruta de ribointerferencia (control en los ribosomas).

Los miRNA son moléculas de ARN transcritas a partir de genes de ADN, pero no son traducidas a proteínas.

microRNA_formacion

La secuencia de ADN que codifica para un gen de miRNA tiene una longitud que supera al tamaño final del propio miRNA e incluye la región miRNA y una región que es complementaria a la anterior, lo que permite su apareamiento.

Esto conlleva que, durante la transcripción de esta secuencia de ADN, se forman regiones que tienen la capacidad de formar una horquilla y generar un ARN bicatenario primario largo conocido como pri-miRNA.

Posteriormente, una enzima nuclear llamada drosha corta las bases de la horquilla, formando lo que se denomina pre-miRNA. Este pre-miRNA es transportado desde el núcleo al citoplasma por la exportina 5.

Una vez que el pre-miRNA está en el citoplasma es fragmentado por la enzima dicer, que lo corta hasta la longitud final de 20-25 nucleotidos.

A pesar del importante progreso realizado en la comprensión de la biogénesis y la función de los miRNA, los mecanismos utilizados por los miRNA para regular la expresión génica permanecen bajo un intenso debate.

En efecto, existen trabajos publicados que indican que los miRNA en células animales reprimen la expresión génica de cuatro formas diferentes:

  • degradación de la proteína durante la traducción
  • inhibición de la elongación de la traducción
  • terminación prematura de la traducción (disgregación de los ribosomas)
  • inhibición de la iniciación de la traducción

Reintroduciendo microRNA-218 en las células

Entre el ADN patrón del genoma y los productos de su expresión residen los microRNAs, que pueden aumentar o disminuir la forma en que los genes se expresan y se convierten.

De hecho, muchos cánceres utilizan microRNA para ampliar la expresión de genes defectuosos o reducir la expresión de genes útiles que de lo contrario suprimirían los tumores.

Un estudio de la Universidad de Colorado Cáncer Center publicado en la edición del Journal of Biological Chemistry demuestra que en el meduloblastoma, un tumor maligno del cerebro de los niños, la cantidad de microRNA-218 es especialmente baja.

El artículo también muestra que añadir microRNA-218 a células madre neurales diseñadas para desarrollar meduloblastoma disminuye el desarrollo del cáncer.

“Durante los últimos cinco años, nos hemos estado observando a los microRNAs en el meduloblastoma, preguntandonos cómo se expresan normalmente y en qué se diferencia esta expresión en la enfermedad.

Uno de los más diferentes microRNA en el Meduloblastoma es el microRNA-218,“dice Rajeev Vibhakar, MD, PhD, MPH, investigador en el Centro del Cáncer de CU, profesor de Pediatría en la escuela de Medicina de CU y autor principal del documento.

Cuando Vibhakar y sus colegas se preguntaron sobre los efectos de los niveles inferiores de microRNA-218, encontraron su participación en rutas que señalan el metabolismo, el crecimiento, la migración y la invasión de tejidos tumorales.

El MicroRNA-218 es un supresor tumoral – entonces un bajo nivel de miRNA-218 equivale a la función baja en actividad sobre genes supresores de tumores, y eso es igual a mayor crecimiento del tumor.

De hecho, se encontró 618 genes cuya expresión era manipulada por el microRNA-218.

“Uno de estos genes era el CDK6“, dice Vibhakar. Encontrar un gen “blanco” es especialmente importante porque mientras resulta difícil generar drogas para el microRNA, es bastante simple producir drogas para los genes.

Es así que, Pfizer ya tenía un fármaco que se dirige sobre el CDK6 y en el seguimiento de un estudio publicado en el diario de NeuroOncology, cuando Vibhakar y colegas probaron la droga en las células de meduloblastoma, encontraron que reduce la supervivencia de la célula de cáncer.

“Especialmente importante es el hecho de que la droga aumentó la sensibilidad a la radiación en las células del cáncer,” dice Vibhakar. “Porque el Meduloblastoma es más común en niños y porque altas dosis de radiación en los niños pueden tener efectos adversos a largo plazo, la perspectiva de un medicamento que pueda reducir la intensidad de la radiación requerida es muy atractivo”.

Por razones similares, a pesar del hallazgo de un blanco u objetivo para atacar farmacológicamente, el grupo planea continuar su trabajo con microRNA-218. Específicamente, los microRNA parece que participan en la migración de células de cáncer y la invasión, y dado que el Meduloblastoma es agresivamente metastásico a lo largo de la médula espinal, los avances en detener la marcha de la enfermedad desde el cerebro podría dar lugar a grandes beneficios para los pacientes, especialmente en pacientes pediátricos.

“También es interesante el hecho de que estudios de microRNA nos llevan a genes implicados en el cáncer que no lo podríamos haber descubierto de lo contrario,” dice Vibhakar. En muchos sentidos esto es lo contrario del sentido del flujo de trabajo tradicional en la búsqueda de un blanco como destino farmacológico.

Por lo general, un investigador estudiaría las anomalías genéticas y luego si es necesario buscaría dentro de la cadena de señalización del gene una manera activar o desactivarlo.

Con el microRNA, los investigadores miran primeros las anomalías en la cadena de señalización y luego trabajan más alto en el sistema para descubrir las anomalías genéticas asociadas y sus funciones.

Porque muchas de las rutas afectadas por el microRNA-218 son comunes en muchos tipos de cáncer, los resultados pueden tener implicaciones mucho más allá del meduloblastoma.

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Micro_ARN

http://www.eurekalert.org/pub_releases/2012-12/uocd-mtm121212.php

La información médica publicada en este blog se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente.

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s