El estrés podría estar vinculado a la metástasis en el cáncer de mama

tumor_mamaYa se había demostrado que era un factor de riesgo para la enfermedad, pero ahora el estrés podría estar vinculado a la metástasis en las mujeres con cáncer de mama, tal y como ha evidenciado una investigación llevada a cabo por un equipo de expertos de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos).

Cáncer de mama

En medicina el cáncer de mama se conoce con el nombre de carcinoma de mama. Es una neoplasia maligna que tiene su origen en la proliferación acelerada e incontrolada de células que tapizan, en 90% de los casos, el interior de los conductos que durante la lactancia, llevan la leche desde los acinos glandulares, donde se produce, hasta los conductos galatóforos, situados detrás de la areola y el pezón, donde se acumula en espera de salir al exterior. Este cáncer de mama se conoce como carcinoma ductal. En el 10% de los casos restantes el cáncer tiene su origen en los propios acinos glandulares y se le llama carcinoma lobulillar. El carcinoma ductal puede extenderse por el interior de la luz ductal e invadir el interior de los acinos en lo que se conoce como fenómeno de cancerización lobular.

Relación con el estrés

Este trabajo, que ha sido publicado en la revista especializa ‘Journal of Clinical Investigation’, expone que la activación de un gen relacionado con el padecimiento de estrés podría ayudar a la propagación del cáncer de mama entre las células del sistema inmune y a otras partes del cuerpo.

De esta forma, los expertos sugieren que el gen ATF3 podría ser un vínculo “crucial” entre el estrés y el tumor, así como en la metástasis, que es “la principal causa de muerte por cáncer”. Todo ello debido a que estudios anteriores ya habían demostrado que padecer estrés es un factor de riesgo para el cáncer.

Ahondando en el hallazgo obtenido con la investigación, indican que este gen incita a las células de sistema inmune a producir errores que dan cáncer como resultado. Tras ello se produce el escape a otras zonas del cuerpo de la mujer.

Las células cancerígenas se valdrían de las sanas para propagarse.

A juicio del autor principal del estudio, y profesor de Bioquímica Molecular y Celular de este centro universitario norteamericano, el doctor Tsonwin Hai, lo que deja claro este trabajo es que las células cancerígenas se valen del resto “para establecerse en otros lugares”.

Para poder llegar a las conclusiones obtenidas, el especialista y su equipo de investigadores han analizado la expresión del gen ATF3 en las células del sistema inmunológico de casi 300 pacientes con cáncer de mama.

Tras ello, han estudiado este mismo proceso en ratones con y sin este gen, pero todos ellos con células de cáncer de mama inyectadas. A partir de ello, han descubierto que la masa de metástasis era “menos extensa” en el segundo grupo de estos animales que en el primero de ellos.

Por todo ello, concluyen que el gen del estrés “es un tipo de interruptor que activa y desactiva otros genes del cuerpo”, de manera que la existencia de un medicamento que amortiguara el efecto del ATF3 “podría reducir el riesgo de metástasis”.

Prevención

Muchos factores de riesgo, como los genes y los antecedentes familiares, no se pueden controlar.

Sin embargo, una dieta saludable y unos cuantos cambios en el estilo de vida pueden reducir la posibilidad total de cáncer en general. El cáncer de mama se trata más fácilmente y a menudo es curable si se encuentra precozmente.

La detección precoz involucra:

  • Autoexámenes de mama.
  • Exámenes clínicos de las mamas por parte de un profesional médico.
  • Mamografía de detección.

La mayoría de los expertos recomienda que las mujeres de 20 años o más se examinen las mamas una vez al mes, durante la semana siguiente al período menstrual.

Las mujeres entre los 20 y 39 años de edad deben hacerse examinar las mamas por parte de un médico, al menos una vez cada tres años.

A partir de los 40 años:

  • Las mujeres de 40 años en adelante deben hacerse una mamografía cada 1 a 2 años, dependiendo de sus factores de riesgo. Las mujeres deben consultar con su médico inmediatamente si notan un cambio en sus mamas sea que se practiquen o no los autoexámenes de mama.
  • Las mujeres 40 en adelante deben hacerse un examen de mamas completo por parte de un médico todos los años.

La mamografía es la forma más efectiva de detectar precozmente el cáncer de mama.

A ciertas mujeres en alto riesgo de cáncer de mama se les pueden hacer resonancias magnéticas (RM) de las mamas junto con su mamografía anual. Pregúntele a su médico si usted necesita una resonancia.

La detección del cáncer de mama es un tema lleno de controversia. Una mujer necesita tener una charla informada y equilibrada con su médico, además de leer e investigar por su cuenta, para determinar si la mamografía es apropiada para ella.

FUENTE:

http://www.europapress.es/salud/investigacion/noticia-estres-podria-estar-vinculado-metastasis-mujeres-cancer-mama-20130823125303.html

http://www.ferato.com/wiki/index.php/C%C3%A1ncer_de_Mama

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s