La fiebre aumentaría la resistencia de la bacteria meningocóccica a la respuesta inmune.

meningitisLos científicos han descubierto un sensor natural de temperatura en un tipo de bacteria que causa la meningitis y el envenenamiento de la sangre. El sensor permite a las bacterias evadir la respuesta inmunológica del organismo, llevando a infecciones peligrosas para la vida.

El Profesor Christoph Tang, que dirigió la investigación en la Escuela de Patología Sir William Dunn de la Universidad de Oxford, dijo: “Estas infecciones son extremadamente peligrosas para los grupos vulnerables, especialmente los niños y pueden causar ceguera, daño cerebral y la pérdida de una extremidad. Esperamos que esta investigación nos ayude a entender cómo las bacterias causan enfermedades, y un día nos permita prevenir una infección grave. ”

El equipo del profesor Tang reveló que el aumento de temperatura provoca que la bacteria produzca aún más una capa protectora, o cápsula, que rodea a la bacteria como una “capa de invisibilidad’ y ayuda a evitar ser detectadas por el sistema inmune.

Estos han identificado tres termosensores independientes de RNA ubicados en las regiones no traducidas 5′ de genes necesarios para la biosíntesis de la cápsula, la expresión de la proteína del factor ligante H, y asimismo la sialiciación de lipopolisacáridos, que son esenciales para la resistencia meningocócica contra el ataque inmune.

Por lo tanto la temperatura creciente (que se produce durante la inflamación) actúa como una señal de’ peligro’ para el meningococo, mejorar su capacidad de defensa contra el sistema de ataque inmune humano. La infección con patógenos virales, como gripe, conduce a la inflamación de la nasofaringe con un aumento de la temperatura y el reclutamiento de inmuno efectores.

Su investigación sugiere que la gente puede ser más susceptible a la infección por la bacteria cuando tienen una temperatura alta y podría explicar por qué los brotes de gripe (que causan la fiebre) a menudo son seguidos por un aumento en los casos de sepsis y meningitis.

Los resultados también arrojan luz sobre cómo estas bacterias evolucionaron para convertirse en peligrosos asesinos y podrían ayudar a los científicos a desarrollar nuevas vacunas contra la bacteria en el futuro.

El estudio fue financiado por el Consejo de investigación médica y el Wellcome Trust y se publica en la revista Nature.

La bacteria meningococo se encuentran naturalmente en hasta en un tercio de la población. En la mayoría de los casos son inofensivos, pero en ciertas circunstancias pueden invadir el torrente sanguíneo y el cerebro, causando graves enfermedades ‘meningocóccicas’. Una de estas enfermedades, la sepsis (más comúnmente conocida como el envenenamiento de la sangre), es extremadamente grave y es mortal en aproximadamente uno de cada 10 casos. La enfermedad meningocóccica es también la principal causa infecciosa de muerte en la primera infancia.

La comprensión de los mecanismos de defensa bacteriana ha sido importante en el desarrollo de las vacunas existentes, por eso los investigadores de la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres querían investigar aún más estos mecanismos.

Estudiaron la bacteria en el laboratorio para ver cómo se comportaba a diferentes temperaturas, y encontraron que la producción de la cápsula estaba controlada por sensores de temperatura minúsculos en el código genético de las bacterias.

Un aumento de la temperatura actúa como una ‘señal de peligro” para la bacteria, causando que produzca una cápsula más protectora y otras moléculas esenciales para la resistencia contra la respuesta inmune.

Esto sugiere que las bacterias pueden evolucionar con el tiempo para sobrevivir a los ataques más hostiles del organismo. Los que sobrevivan estarán condicionados de responder al calor del cuerpo, haciéndolos más virulento y permitiéndoles trasladarse a zonas más cálidas por debajo de la superficie de la garganta, donde pueden causar infección.

El Profesor Doreen Cantrell, Presidente del the MRC Infections and Immunity Board, que financió el estudio, dijo: ‘ entender cómo las bacterias trabajan e interactúan con el sistema inmune es fundamental para el desarrollo de nuevas estrategias de tratamiento para enfermedades infecciosas. Esta investigación nos da algunas fascinantes y nuevas ideas sobre cómo las bacterias que causan la meningitis se convirten en un asesino tan peligroso y podrían ayudar a formar futuras estrategias para prevenir esta enfermedad.’

FUENTE:

http://phys.org/news/2013-09-meningitis-bacteria-radar.html

http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature12616.html

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s