Los peligros de creer demasiado en la ciencia, explicada por los científicos.

bioquimicaAlgunas de las grandes mentes que dieron forma a las leyes de la ciencia nos advierten para no ser limitado por esas mismas leyes. Para ello aquí acercamos al lector estos 17 conceptos y breves consejos que pueden guiarnos en el intricado camino de la ciencia y del pensamiento científico, a fin que no caigamos en el fundamentalismo, el fanatismo científico y/o ser atrapados por otras ideas preconcebidas.

1. Los beneficios de ser objeto de burla.

Regocíjese cuando otros científicos no crean en lo que usted sabe que es verdad. Le dará más tiempo extra para trabajar en paz. Cuando empiecen afirmando que ellos lo descubrieron antes que usted, búsquese un nuevo proyecto.

— Efraim Racker, en “Resolución y reconstitución de vías biológicas desde 1919 a 1984,” publicado en Actas de la Federación en 1983.

Efraim Racker (1913–1991) fue un bioquímico. Es conocido por su trabajo en el descubrimiento del mecanismo de la síntesis de ATP, una molécula utilizada para el transporte de energía dentro de las células en los organismos

2. Los científicos deberían abandonar ideas preconcebidas

Usted es advertido urgentemente para que no permita que de alguna manera sea influenciado así mismo por teorías o por otras ideas preconcebidas en la observación de fenómenos, los resultados de los análisis y otras determinaciones.

— Emil Hermann Fischer, citado por M. Bergmann en “Das Buch der Grosse Chemiker” y traducido por Joseph S. Froton en “Contrastes de estilo científico: Grupos de investigación de las ciencias química y biomédica.”

Emil Hermann Fischer (1852–1919) fue químico. Recibió el Premio Nobel de química en 1902 “en reconocimiento a los extraordinarios servicios prestados por su trabajo sobre la síntesis de azúcar y Purina,” según el sitio web del Premio Nobel.

Fischer también es conocido por haber desarrollado la proyección de Fischer, una manera de dibujar las representaciones bidimensionales de estructuras de moléculas orgánicas.

Hermann Emil Fischer ca. 1895. (Paul Gericke)

3. Fuerte resistencia a las nuevas Ideas

A la mente le gusta tan poco una idea extraña, como al cuerpo le gusta una proteína extraña y la resiste con una energía similar. Quizás no sería demasiado extravagante decir que una nueva idea es el antígeno en actuar más rápidamente conocido por la ciencia. Si nosotros nos analizamos honestamente, a menudo encontraremos que hemos comenzado a argumentar en contra de una nueva idea incluso antes de que se haya constatado completamente. No tengo ninguna duda que esta última frase ya se ha encontrado con el repudio — y muestra cuán rápido es el mecanismo de autodefensa en ponerse a trabajar.

— Wilfred Trotter, en ‘Los trabajos recopilados de Wilfred Trotter F.R.S.,’ publicado en 1941.

Wilfred Trotter (1872–1939) fue un cirujano y psicólogo social.

4. Sólo porque no pueda medirse fácilmente, no quiere decir que no exista

El primer paso es medir lo que fácilmente puede ser medido. Esto está bien mientras se pueda. El segundo paso es hacer caso omiso de lo que no pueda medirse fácilmente o darle un valor cuantitativo arbitrario. Esto es artificial y engañoso. El tercer paso es presumir que lo que no puede medirse fácilmente en realidad no es importante. Esto es la ceguera. El cuarto paso es decir que lo que no puede medirse fácilmente realmente no existe. Esto es un suicidio.

–Charles Handy, economista y experto en comportamiento organizacional, en su libro “El impermeable vacío: Dando sentido al futuro”

5. Las leyes físicas pueden cambiar

No tenemos derecho a suponer que existen leyes físicas, o si han existido hasta ahora, que seguirán existiendo de similar manera en el futuro. Es perfectamente concebible que un buen día la naturaleza pudiera provocar un evento inesperado que desconcertaría a todos; y si esto ocurriera seríamos incapaces de hacer alguna objeción, incluso si el resultado fuera tal que, a pesar de nuestros esfuerzos, fallemos en introducir orden en la confusión resultante. En tal caso, sería el único camino abierto para la ciencia sería declararse en bancarrota.

— Max Planck, en su libro “El universo a la luz de la física moderna”, traducida por W. H. Johnston.

Max Planck es considerado como uno de los fundadores de la mecánica cuántica. Obtuvo el Premio Nobel de física en 1918 por “los servicios prestados en el avance de la física por su descubrimiento del quanto de energía”.

La ciencia no puede resolver el último misterio de la naturaleza. Y eso es porque, en el último análisis, nosotros mismos somos parte de la naturaleza y por lo tanto parte del misterio que estamos tratando de resolver.

— Max Planck, en su libro ‘A dónde va la ciencia?’ traducido por James Murphy.

Físico alemán Max Planck aprox. 1930 (Wikimedia Commons)

6. Ciencia “Otra forma de religión”?.

No necesitamos esperar a la ciencia para darnos permiso para hacer lo infrecuente o ir más allá de lo que se nos ha dicho que es posible. Si lo hacemos, hacemos de la ciencia otra forma de religión. Debemos ser rebeldes; deberíamos practicar haciendo lo extraordinario.

— Joe Dispenza, en su libro “Evoluciona tu cerebro: la ciencia de cambiar tu mente “

Joe Dispenza es un neurocientífico y quiropráctico. Es uno de los científicos que aparecen en la película What the Bleep Do We Know!?, que incluye documentales con estilo de entrevistas. Dispenza sufrió fracturas en sus vértebras debido a un accidente de coche, y los médicos dijeron que la única manera que podría caminar otra vez sería por una operación. Pero decidió en contra de la operación, creyendo que él podría curarse a sí mismo utilizando la fuerza de su voluntad. El fue capaz de caminar otra vez tres meses después.

7. ¿Lo que ahora puede parecer ridículo podría ser el futuro de la ciencia?

No tengo ninguna duda que en realidad el futuro será mucho más sorprendente que lo que pueda imaginar. Ahora mi sospecha es que el universo es no sólo extraño como suponemos, sino más extraño de lo que podemos suponer.

— J.B.S. Haldane, en su libro “Mundos posibles y otros trabajos”

J.B.S. Haldane era biólogo. Fue uno de los fundadores de la genética poblacional. De él también deriva la ecuación Briggs–Haldane con G.E. Briggs para describir la cinética enzimática.

8. ¿Cuál es la razón?

Razón, para la mayoría de la gente, significa su propia opinión.

William Hazlitt, en su ensayo “Una nueva escuela de reforma: un diálogo entre un racionalista y un sentimentalista.”

William Hazlitt fue un escritor y filósofo.


Portrait of William Hazlitt, derived from an 1825 sketch by William Bewick.

9. La mayor parte de la ciencia es ‘Opinión e ilusión’

“Por convención hay colores, por convención dulzor, por convención la amargura, pero en realidad hay solo átomos y vacío,” anunció Demócrito. El universo consiste solamente en los átomos y el vacío; todo lo demás es opinión e ilusión. Si el alma existe, también consta de átomos.”

—Edward Robert Harrison, en “Las máscaras del universo”

Illustration of an atom via Shutterstock

10. Ciencia abarca el misterio

“Me encanta la ciencia, y me duele pensar que muchos teman o sientan que elegir la ciencia signifique que no puedas elegir también a la compasión, o las artes, o ser maravillado por la naturaleza. La ciencia no es para curarnos del misterio, sino para reinventarlo y revitalizarlo.”

— Robert Sapolsky, en su libro “Por qué las cebras no tienen úlceras”

Robert Sapolsky es un biólogo y un neurólogo. Es conocido por su trabajo sobre las enfermedades relacionadas con el estrés.

Robert Sapolsky (P. S. Burton/Bill Branson for the National Institutes of Health Record)

11. Einstein en ‘Verdad objetiva’

Los conceptos físicos son creaciones libres de la mente humana y no son aunque puedan parecerlo, únicamente determinado por el mundo externo. En nuestro esfuerzo para comprender la realidad somos un poco como un hombre tratando de entender el mecanismo de un reloj cerrado. Él ve el cuadrante y las agujas moviéndose, incluso escucha su TIC-TAC, pero no tiene forma de abrir la caja. Si es ingenioso puede formarse una imagen de un mecanismo que podría ser responsable de todas las cosas que él observa, pero él nunca podrá estar lo bastante seguro de que su imagen es la única que podría explicar sus observaciones.

Él nunca será capaz de comparar su imagen con el mecanismo real y ni tampoco puede imaginar la posibilidad o el significado de esa comparación. Pero sin duda cree que, a medida que aumenta su conocimiento, su imagen de la realidad será más simple y más sencilla y explicará una gama más amplia y más amplia de sus impresiones sensoriales. Él también puede creer en la existencia del límite ideal de conocimiento y eso es abordado por la mente humana. El podría llamar a éste límite ideal “la verdad objetiva”.

— Albert Einstein y Leopold Infeld, coautores en su libro “La evolución de la física”.

Albert Einstein during a lecture in Vienna in 1921 (age 42). (Ferdinand Schmutzer)

12. Los científicos presentan una cara diferente en el escenario mundial que detrás del telón.

El deductivismo en la literatura matemática y el Inductivismo en trabajos científicos son simplemente las posturas que elegimos para ser vistos en cuando sube el telón y el público nos ve. La ilusión teatral se rompe si preguntamos por lo que pasa detrás de las escenas. En la vida real el descubrimiento y la justificación son casi siempre diferentes procesos.

—Peter Brian Medawar, en “La inducción y la intuición en el pensamiento científico”

Peter Brian Medawar (1915–1987) fue un inmunólogo. Compartió el Premio Nobel en fisiología o medicina en 1960 con Sir Frank Macfarlane Burnet “por el descubrimiento de la tolerancia inmunológica adquirida,” según el sitio web del Premio Nobel.


Peter Brian Medawar in 1960. (Wikimedia Commons)

13. La ciencia no reclama certeza u objetividad emocional

Un error común en muchas de las críticas adversas a las que la ciencia está sometida hoy es que reclama seguridad, infalibilidad y completa objetividad emocional. Sería casi más acertado decir que se basa en la razón, la aventura y la esperanza.

— Cyril Hinshelwood, citado en el obituario de E. J. Bowen de Hinshelwood, publicado en 1967 en la Revista Química en Gran Bretaña.

Cyril Hinshelwood (1897–1967) era un físico químico. Compartió el Premio Nobel de química de Nikolay Nikolaevich Semenov en 1956 por su investigación en el mecanismo de las reacciones químicas.

Cyril Hinshelwood. (The Nobel Foundation)

14. ¿Lo que es, es?

Un hombre debe buscar lo que es, y no por lo que cree que debería ser.

— Albert Einstein, citado en el libro de Peter Michelmore “Einstein, el perfil del hombre.”

15. Fatal error de la ciencia

Nada es tan fatal para el progreso de la mente humana como suponer que nuestros puntos de vista científicos son los finales; que ya no hay misterios en la naturaleza; que nuestros triunfos son completos, y que ya no hay nuevos mundos para conquistar.

— Sir Humphry Davy, citado por David Knight en el libro ‘ Sir Humphry Davy: ciencia y poder ‘

Sir Humphry Davy fue un químico e inventor. Descubrió el sodio, potasio y calcio mediante electrólisis y encontró que el cloro, que se pensaba que contienía oxígeno, es un elemento. También inventó la lámpara Davy, una lámpara que es segura de utilizar en minas de carbón.


Sir Humphry Davy (From I. Asimov’s Biographical Encyclopedia of Science and Technology)

16. El alma no será explicada por la ciencia

Yo sostengo que el misterio humano es increíblemente degradado por el reduccionismo científico, con su anhelo que el materialismo promisorio se encontrará al final la explicación de todo el mundo espiritual en términos de patrones de actividad neuronal. Esta creencia debe ser clasificada como una superstición. […] Tenemos que reconocer que somos seres espirituales con almas que existen en un mundo espiritual, así como los seres materiales con cuerpos y cerebros existen en un mundo material.

— Sir John C. Eccles, en su libro “Evolución del cerebro: creación de sí mismo ‘

Sir John Carew Eccles, un neurofisiólogo, ganó el Premio Nobel en fisiología y medicina con Alan Lloyd Hodgkin y Andrew Fielding Huxley en 1963 por su trabajo en química de la transmisión sináptica.

17. Los conocimientos actuales pueden volverse en obsoletos, como muchos antes que ellos

Cada experimento destruye algo del conocimiento del sistema el que se obtuvo mediante experimentos anteriores.

— Werner Heisenberg, en su libro ‘Los principios físicos de la teoría cuántica,’ traducido por Carl Eckart y F. C. Hoyt.

Werner Heisenberg fue un físico teórico. Recibió el Premio Nobel de física en 1932 “por la creación de la mecánica cuántica, cuya aplicación, entre otras cosas, llevó al descubrimiento de las formas alotrópicas del hidrógeno,” según el sitio web del Premio Nobel.


Werner Karl Heisenberg ca. 1927 (Wikimedia Commons)

FUENTE:

http://www.theepochtimes.com/n3/478126-dangers-of-believing-too-much-in-science-explained-by-scientists/

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s