Estudio sobre “helicatos” podría ser útil en el tratamiento del cáncer

Comparación entre la estructura simétrica de un dihelicato de Ni(II) (izquierda) y los dos surcos en la doble hélice del ADN (derecha).

Comparación entre la estructura simétrica de un dihelicato de Ni(II) (izquierda) y los dos surcos en la doble hélice del ADN (derecha).

Los helicatos están constituidos por dos o tres moléculas largas que se enrollan entre sí en forma helicoidal y un ión metálico. La geometría del helicato depende tanto de la naturaleza del ión metálico como de la molécula orgánica.

La geometría preferencial del metal es la que puede provocar el enrollamiento helicoidal del polímero, en dependencia de los átomos donantes que presente. Por ejemplo, con Ni(II) (niquel), un metal que tiende a formar geometría octaédrica, se favorece la formación de un helicato de tres hebras. Por el contrario, la Ag(I) (plata), de geometría lineal, tiende a formar helicatos de dos hebras solamente.

Ya se han obtenido helicatos sin la participación de un ion metálicos, verdaderos miméticos del DNA. Sigue leyendo