Dolores cervicales: La relación entre el uso del celular y los dolores de cuello

keep-textingEl uso del celular cada vez más intenso a través de la aparición de nuevos gadgets y la práctica del texting sostenido puede repercutir en las cervicales y generar dolores de cuello. “Cuello de texto” es el nombre que recibe una supuesta condición de la columna vertebral en relación con la postura de flexión hacia adelante que mantenemos al mirar nuestros teléfonos.

Parecía un absurdo pero ahora es una realidad: nuestra salud disminuye conforme los gadgets se multiplican. La codependencia tecnológica es un problema muy común, que si bien aún no somos capaces de asimilar como tal, las consecuencias fisiológicas derivadas de este mal hábito nos cobrarán venganza en un día no muy lejano.

“Cuello de texto” es el nombre que recibe una supuesta condición de la columna vertebral en relación con la postura de flexión hacia adelante que mantenemos al mirar nuestros teléfonos. “Es una epidemia. O, al menos, es un problema común”, dijo Kenneth Hansraj, cirujano de columna, para The Washington Post. Las afirmaciones de Hansraj se plasmaron en un breve artículo que escribió para la revista Surgical Technolgy International, en dónde nos expone el diagrama que prueba cómo flexionar el cuello aumenta la tensión en la columna cervical e implica propensiones a sufrir daños espinales graves.

Encorvarse nunca ha sido una postura ideal y vale la pena pensar en estar sentado o de pie con la espalda recta cuando sea posible. Pero ¿y si nuestros cuellos realmente están diseñados para inclinarse hacia adelante? Sabemos que no es algo nuevo para el ser humano. Los mensajes de texto evocan la misma postura que adquirimos al sostener un libro, un bebé o en realidad cualquier objeto más o menos pesado que capte nuestra atención hacia abajo.

Físicos e ingenieros han discutido sobre la exactitud de los cálculos de Hansraj, pero cualquiera que sea el número exacto, no han podido desmentir el hecho de que existe mayor fuerza en la base de la columna cervical cuando la cabeza está inclinada hacia delante, y cuanto más se inclina al mirar el teléfono, más fuerza se sobrepone en la columna vertebral. La cuestión fundamental a discutir es si esto sería perjudicial o no para la salud y cuánto.

Una de las personas que “tuiteó” su descontento, en torno a la polémica que se creó por este diagrama, era Ian Dorward, neurocirujano de la Universidad de Washington en Saint Louis, quien cuestionó a The Washington Post argumentando que dicho estudio no tenía evidencia para argumentar que se trataba de una “epidemia” que estuviera atentando considerablemente a las personas. Dorward es neurocirujano experto en Anatomía y Biomecánica vertebral, y gasta gran parte de su día doblando el cuello hacia adelante para atender la médula espinal de sus pacientes. Dorward lleva lupas y una lámpara postrada en la cabeza. El peso de estos dispositivos se combina con el peso de su cráneo para aumentar significativamente el peso en la columna vertebral: Las tensiones que estoy aplicando a mi columna vertebral son mucho mayores que lo que alguien podría estar experimentando cuando envían mensajes de texto, dijo.

“La gente puede llevar mucho más de 60 libras en la parte superior de su cabeza si en realidad es una carga”, dijo Dorward, señalando que la gente ha evolucionado para tener sus cabezas flexionadas en una variedad de diferentes ángulos y posturas sin problema. Estos argumentos intentan posarse en la mejor postura lógica con respecto al “cuello de texto” pues en realidad, las personas que llegan a sufrir daños en la columna, además de textear en sus teléfonos, se enfrentan a otro tipo de situaciones que implican una mala postura como lo es el pasar horas frente a un ordenador, o el simple hecho de no sentarse adecuadamente en las butacas escolares.

Dorward argumentó también que si se va a gastar una cantidad excesiva de tiempo inclinado, hay que tomar en cuenta las posibilidades de los riesgos que en un futuro cercano puedan afectarnos, como lo es el problema músculo-esqueléticos de la artritis. También menciona una idea bastante importante que nuestra columna vertebral jamás pasará de largo: El sobrepeso, el cuál intuye que es la verdadera epidemia.

Por otra parte el estudio de Hansraj, mantiene otra hipótesis aún más interesante, que nos habla sobre cómo la postura parece afectar el nivel hormonal de una persona. La investigación ha demostrado que asumir posturas “sentadas”, con la espalda recta, posando los hombros hacia atrás y alineando los oídos a los hombros, pueden dar lugar a elevaciones reales en la testosterona y la serotonina.

Las causas por las que una persona sufre daños en el cuello, en la columna vertebral o en la médula espinal, dependen mucho de las costumbres de la cotidianidad, que si bien, con estos supuestos sabemos que no es letal textear durante horas en nuestros teléfonos, cabría reflexionar si la tecnología es la culpable de esa misma cotidianidad que nos vuelve codependientes y propensos a sufrir este tipo de enfermedades, o si en realidad, los que no sabemos dar el uso correcto a la tecnología somos nosotros.

FUENTE: http://www.urgente24.com/234337-no-mas-gadgets-la-relacion-entre-el-uso-del-celular-y-los-dolores-de-cuello

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s