España: Denuncian residuos radiactivos ‘sin control’

ciernat

La pista hormigonada sobre los residuos hallados y el depósito de agua del antiguo reactor

Denuncian residuos radiactivos ‘sin control’ en el centro de investigaciones nucleares y energéticas Ciemat.
Los trabajadores del Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) ya no se extrañan por nada.

Un día sí y otro también aparecen nuevas carpas de descontaminación nuclear junto a los edificios en que trabajan. Incluso se han llegado a topar con miembros de la Unidad NBQ (Nuclear, Biológica y Química) de las Fuerzas Armadas, equipados con sus trajes y máscaras de protección radiológica, introduciéndose en la red de alcantarillado en sitios por los que ellos mismos transitan.

La misma red de alcantarillas a la que fueron a parar los vertidos de los accidentes de 1970 y 1984 -el primero de ellos se descubrió al llenarse el estuario del Tajo, en Lisboa, de peces muertos: la filtración había pasado al Manzanares-.

La situación, en fin, es como para asustarse, pero en el centro nadie informa a los cerca de 1.500 trabajadores de si hay o no niveles elevados de radiactividad en su lugar de trabajo.

Así que, tras cinco escritos pidiendo sin éxito información a la dirección del Ciemat en el último año, el sindicato USO (Unión Sindical Obrera) ha denunciado ante el Seprona la deficiente gestión de los residuos radiactivos extraídos en el proceso de descontaminación y la desinformación en la que viven los trabajadores.

«La única respuesta oficial que hemos recibido por parte de la Junta de Personal del proyecto de desmantelamiento de las instalaciones nucleares ha sido que se trata de información confidencial. Esto está sin control, está claro», dicen en USO.

El Ciemat alberga los restos de la antigua Junta de Energía Nuclear cuyas instalaciones obsoletas y fuera de uso están siendo desmanteladas. La descontaminación y restauración de las parcelas afectadas por la radiactividad comenzó en el año 2000. En la web del Consejo de Seguridad Nuclear puede leerse que estas actuaciones están muy avanzadas y que se prevé «que finalicen en el año 2011» (sic). La realidad es que, cuatro años después, las carpas de descontaminación, los montones de tierra contaminada y los residuos radiactivos siguen acumulándose en los terrenos y edificios del Ciemat, sin que los trabajadores sepan por qué. Hace algunos años una inspección ya detectó isótopos radiactivos procedentes del accidente ocurrido en el centro en el año 1970. Se encontró, increíblemente, plutonio debajo de unos columpios y un campo de fútbol que utilizaban los empelados y sus familias.

El CSN obligó a la descontaminación y en la actualidad una pista de patinaje de hormigón cubre la zona y evita, presuntamente, que la radiación atraviese y llegue a los trabajadores y a sus hijos, que según testigos presenciales juegan por allí como si tal cosa y que, además, desde que cerraron el acceso desde la Dehesa de la Villa, tienen que acceder atravesando un centro considerado Instalación Nuclear Única.

«El mayor problema de radiactividad que hay está debajo de la pista de tenis», asegura un trabajador del Ciemat con más de 30 años de experiencia. «Y hay niños que dan clases particulares allí cada semana».

En el escrito presentado ante el Seprona se detalla la existencia de zonas ajardinadas alrededor del edificio 22 que superan la tasa de dosis radiactiva, y de almacenes de residuos radiactivos sin señalización situados en zonas de paso frente a los edificios 21 y 10. «En esos jardines acaban de estar desbrozando los jardineros», asegura una trabajadora.

radiactividadEl cáncer ha azotado a este centro de investigación más que a otros en las últimas décadas, sobre todo en algunas zonas concretas. Los trabajadores de uno de los edificios, el 70, remitieron un escrito a la dirección para que realizase un estudio epidemiológico ante la según ellos elevadísima tasa de incidencia de tumores entre los que han trabajado en ese edificio. Sin respuesta: se desconocen los resultados e incluso si se llegó a llevar a cabo tal estudio.

«Concretamente para el cáncer de huesos la tasa de incidencia del Ciemat es cinco veces mayor que la de la población general», asegura Miguel Yuste, que trabajó tres décadas en el lugar y batalló durante años para que se estudie la situación del Ciemat. «La intervención del Seprona es muy necesaria: nadie sabe el nivel real de radiactividad del lugar y el Pimic [Plan Integral de Mejora de las Instalaciones del Ciemat] busca esconder lo que realmente es una descontaminación de libro», dice Yuste.

«Algunos peleamos mucho por esto, pero ahora hay jóvenes generaciones de trabajadores que quieren de verdad que se sepa todo lo que puede haber aquí», dice. ¿Es cierto que la incidencia de cáncer en el lugar es alta? «Se publicaron dos estudios epidemiológicos en los años 90 y 95, en los que se relacionaba la exposición a radiaciones ionizantes y las muertes por cáncer entre los trabajadores. La diferencia entre la población normal y los trabajadores del Ciemat era muy grande, y aún así habían forzado las conclusiones para que no diera resultados tremendos. El incremento de cánceres de huesos, por ejemplo, era muy serio».

FUENTE: http://www.elmundo.es/ciencia/2015/02/27/54ef8418ca4741bf718b4574.html

 

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s