SETI: se potencia la capacidad de búsqueda de las señales extraterrestres

The Green Bank radio telescope in West Virginia may pull in an alien signal. (Jiuguang Wang)

The Green Bank radio telescope in West Virginia may pull in an alien signal. (Jiuguang Wang)

SETI recibe una fuerte actualización.
¿Si nosotros ampliamos nuestra búsqueda, podremos oir a los extraterrestres?
$ 100 millones de dólares dicen que si.

Dan Werthimer no pretende ser grosero, pero él se apresta a escuchar a los vecinos.

Durante décadas, los astrónomos han estado escuchando mensajes enviados hacia nosotros — una señal de “Hola, ¿hay alguien ahí?” de los extraterrestres inteligentes. Pero ahora Werthimer está a punto de ponerse mas ruidoso; su equipo de la Universidad de California en Berkeley está llevando a cabo la primera búsqueda de comunidades en otros mundos que están hablando entre sí, entre planetas e incluso a través de sistemas estelares. Y para ello, tiene dos de los radiotelescopios más grandes del mundo y el apoyo de un telescopio óptico “cazador de planetas”.

Gracias a una nueva iniciativa anunciada el pasado mes de julio, el equipo de Werthimer comenzará la búsqueda de civilizaciones extraterrestres, utilizando instrumentos con mayor sensibilidad y análisis a través de una gama más amplia de frecuencias que cualquier proyecto SETI (búsqueda de inteligencia extraterrestre), hasta la fecha. Llamado “Escucha en avance”.(Breakthrough Listen) , comenzó a principios de este año y continuará durante una década a un costo de $ 100 millones.

 “Es mucho dinero, mucho tiempo de telescopio,” dice Werthimer. “Podremos revisar 100 billones de canales de radio al mismo tiempo. Un gran problema en SETI es que no sabemos en qué frecuencia el ET podría estar transmitiendo, así que a más canales que se puedan escuchar, la mejor oportunidad que tendrás de encontrar una comunicación.”

“Científicamente, es un momento increíblemente emocionante”, agrega el colega de Werthimer, Andrew Siemion, director del centro de investigación SETI de Berkeley y otro líder del proyecto “Escucha en avance”.”Algo así como una de cada cinco estrellas tiene un planeta como la tierra…Y nuestra capacidad de buscar diferentes tipos de señales de civilizaciones inteligentes en los planetas está creciendo a pasos agigantados”.

Sin embargo, incluso con mejoras en la tecnología, SETI ha seguido siendo una pequeña área dentro del campo de radio astronomía. “En todo el mundo, hay probablemente menos de 12 personas que hacen a tiempo completo búsquedas en SETI”, según Seth Shostak, un astrónomo senior del Instituto SETI en la cercana Mountain View.

Pero ese pequeño grupo de investigadores, con la ayuda de una docena de voluntarios a tiempo parcial del SETI, han escarbado a través de un impresionante número de proyectos. Ellos han explorado los cielos en radiofrecuencias y longitudes de onda ópticas buscando mensajes intencionales de otras civilizaciones. Los investigadores han recogido datos del telescopio espacial de la NASA Kepler procurando pruebas por parte de una gran arquitectura que eclipsaría la luz de una estrella.(La publicación de una curva de luz anómala de una estrella el año pasado generó una serie de especulaciones sobre mega-estructuras alienígenas. Lamentablemente, posteriores observaciones han sugerido que la explicación más probable es un enjambre de cometas.). Y han buscado súper-civilizaciones que producirían copiosas cantidades de calor residual en forma de energía infrarroja. Y las ideas nunca dejan de aparecer: hay una propuesta para buscar sondas y artefactos extraterrestres en el sistema solar (con posibles beneficios pero costoso) y otro para escuchar las señales en los haces de neutrinos o las recientemente descubiertas ondas gravitatorias (más allá de la tecnología actual)

“El cuello de botella no es la falta de ideas,”, dice Shostak.“El problema siempre ha sido el financiamiento”.

Desde la primera búsqueda de señales extraterrestres, el Proyecto Ozma de Frank Drake en 1960 — SETI ha luchado para ser tomado en serio por los organismos de financiación tradicionales. Modestos estudios de la NASA en la década de 1970 y 1980 fueron criticados por el Congreso de Estados Unidos; en 1993, los legisladores desecharon, lo que iba a ser una búsqueda a largo plazo en el cielo de la NASA, después de tan sólo un año.

Desde entonces el campo de investigación ha sobrevivido apenas, sobre todo en base a fuentes de financiación privadas.

El verano pasado, el multimillonario ruso Yuri Milner anunció que pagaría la factura para la caza de extraterrestres más grande en la historia.”En el siglo XX, hemos caminado hacia fuera de nuestro planeta, al espacio, a la luna, al sistema solar,” dijo Milner en una conferencia de prensa para “Escucha en avance” el verano pasado.”En el siglo XXI la vida nos encontrará en una escala galáctica…Es tiempo de abrir nuestros ojos, nuestros oídos y nuestra mente al cosmos”. Entre las luminarias que apoyan el proyecto de Milner, ese día se encontraba el astrofísico Stephen Hawking.

Yuri Milner, llamado así por Yuri Gagarin  el primer hombre en el espacio, estaba estudiando física en la Universidad de Moscú en la década de 1980 cuando un espíritu emprendedor lo golpeó. Él comenzó a comprar computadoras personales de fabricación estadounidense y a revenderlas en tiendas locales, entonces se aventuró a los Estados Unidos para obtener un MBA (Maestría en Administración de Negocios).

Después de trabajar brevemente en el Banco Mundial, él volvió a Rusia y comenzó a invertir en negocios, revalorizando la compra de una pequeña fábrica y transformándola en la adquisición de la compañía de Internet más grande del país. Con esa movida de entrada al mundo de la tecnología, Milner organizó un fondo de capital de riesgo, DST Global, que se convirtió en un inversionista temprano en Facebook, y Twitter, Groupon y Airbnb, junto con importantes empresas en la India y China. Según Forbes, a finales del 2015 Milner acumuló un patrimonio neto de $ 3,3 billones. Para alegría de los científicos no multimillonarios, Milner comenzó una fundación en 2012 que concede tres premios de $ 3 millones anualmente, el mayor premio académico del mundo, para los logros en matemática, física fundamental y ciencias de la vida.

Él también se niega a dar entrevistas sobre su última inversión, así que solo podemos conseguir una orientación de sus intenciones de la gente ahora trabaja en el proyecto “Escucha en avance”.”Él estudió física, estudió con el mismo tipo de libros que yo lo hice en la escuela, así que él sabe mucho de SETI”, dice Werthimer.”Él realmente aprecia todos los matices sutiles y hace muchas preguntas importantes. Conoce que las posibilidades de que podríamos encontrar algo son escasas. Pero él habla de esto en el largo plazo. El esta en esto a largo plazo”.

Werthimer ya estaba en esto a largo plazo, ya que él ha estado trabajando en SETI desde hace décadas, aunque su amor original fue el hardware, en lugar de la investigación. Ha sido un adicto a la tecnología desde sus días de escuela, cuando se unió a Homebrew Computer Club en California, donde algunos de  sus  miembros incluyeron fundadores de Apple, Steve Jobs y Steve Wozniak.”Nosotros éramos esa clase que hacía cosas y desorden en nuestros sótanos, y hemos así hecho la primera aplicación de escritorio”, dice Werthimer.”Todo el mundo en ese club se volvió asquerosamente rico excepto por mí, porque yo quería utilizar los ordenadores para hacer Astronomía. Pero me volví realmente bueno en la informática. Construí una gran cantidad de máquinas soberbias que fueron de alguna manera mejor que la Apple, pero nunca pensé en venderlas”.

A telescope at California’s Lick Observatory (with SETI’s Dan Werthimer, second from left) will look for lasers. (Laurie Hatch)

A telescope at California’s Lick Observatory (with SETI’s Dan Werthimer, second from left) will look for lasers. (Laurie Hatch)

Werthimer comenzó a construir instrumentos que recogen y analizan señales de radio del espacio y finalmente comenzó SETI@Home en 1999 (Ver nota al pie), un programa que aprovecha el procesamiento extra de cualquier equipo en el que se instala para ayudaer a seleccionar y buscar en porciones m´s pequeñas de las cantidades masivas de datos obtenidas desde el Observatorio de Arecibo en Puerto Rico. Y aunque su trabajo no ha revelado ninguna civilización alienígena, Werthimer no está preocupado por el silencio.”Yo no estaría en este campo si no fuera optimista,” dice.”Hemos cubierto quizás una milmillonésima parte del parámetro espacial. Podemos descartar súper civilizaciones que quieran conquistar la galaxia”— uff!! — pero no podemos descartar civilizaciones como la nuestra”.

Siemion también desarrolló un temprano interés por la ciencia y la tecnología.”Hice un informe cuando estaba en tercer grado sobre un libro de Stephen Hawking, “Una breve historia del tiempo”, dice.”Cuando llegué a Berkeley yo buscaba todas las oportunidades de investigación posibles, y descubrí que había un grupo SETI. Tuve un momento de ‘Ahá’, y supe inmediatamente que eso es lo que haría”.

Siemion condujo su primer proyecto SETI mientras todavía era un estudiante de graduación. Él concibió la idea en 2010, mientras él estaba asistiendo a una reunión en el Robert C. Byrd Telescopio Green Bank en Virginia Occidental para conmemorar el 50 aniversario del proyecto Ozma. Los asistentes estaban recreando Ozma, que originalmente utilizó una antena de radio pequeño en la ubicación de Green Bank, con una nueva antena de 300 pies de diámetro del telescopio del observatorio Green Bank, el radio telescopio más grande en el mundo completamente orientable. Mientras que Ozma tomó cerca de 150 horas de tiempo de telescopio, la nueva recreación del proyecto solamente requiere de unos pocos segundos para escanear la misma cantidad de cielo.

“Comencé a pensar: por qué no hacer un SETI real con el telescopio”, dice Siemion. “En el avión hacia San Francisco, me encontré en el pasillo con algunas otras personas, y decidimos escribir una propuesta”.La idea era mirar sistemas estelares en los que el telescopio espacial Kepler había descubierto planetas.”Realmente no fuimos recibidos con agrado por la Comisión de asignación de tiempo en el Green Bank”, dice.”Nos dieron un C, porque creo que estaban un poco deconfiados sobre si realmente podríamos hacerlo, pero por suerte, aunque no obtuvimos una buena calificación, pudimos obtener el tiempo”.

La “Escucha en avance” sacará provecho de los datos del trabajo de Siemion con Green Bank, pero lo más importante, viene en un momento crucial para el Observatorio. Construido en un valle en las montañas de West Virginia, el telescopio de Green Bank abrió en 2000 como parte del Observatorio Nacional de radioastronomía. NRAO es financiado por la National Science Foundation y tiene varias instalaciones, incluyendo el Very Large Array en Nuevo México y el Atacama Large Millimeter/Submillimeter Array o ALMA, en Chile.Pero en 2012, NSF publicó un informe sobre los próximos 10 años de investigación de Astronomía que recomienda descartar la financiación de Green Bank para el 2017, porque algunas de sus habilidades de investigación están duplicadas en grandes instalaciones como el VLA y el Observatorio de Arecibo. Ahora SETI, el área de investigación que generalmente luchan para la financiación, ha llegado junto con el Proyecto “Escucha en avance” en el momento justo, proporcionando una razón y los medios para mantener el telescopio mientras que su personal busca fondos adicionales de funcionamiento.

Una de las ventajas de Green Bank es que se localiza en la zona de tranquilidad de 13.000 millas cuadradas de Radio Nacional, en donde emisoras de radio, torres de celular, redes wifi y otras tecnologías están limitadas por reglamentos estatales y federales. Los científicos allí tendrían una tarea mas fácil en el tiempo para determinar si una señal en sus observaciones es un mensaje de otro planeta, en lugar de un SMS de un adolescente local.”Una de las cosas más difíciles de hacer es discriminar una señal de otra civilización en las observaciones de radio”, dice Karen O’Neil, el director del sitio Observatorio de Green Bank.”Hay un montón de patrones de repetición, pero son todos provocados por el hombre”.

radiotelescopio

Receptores del Green Bank son tan sensibles que pueden detectar el crepitar de las bujías en un motor de gasolina, por eso sólo se permitieron vehículos diesel dentro de una milla del plato. El horno de microondas en la cafetería del Observatorio se encuentra dentro de una caja blindada, y una vez el telescopio incluso detectó interferencia de una pequeña corriente generada por un perro mojado, acostado en una almohada vieja. Hay personal en una camioneta equipada con equipo de exploración para rastrear señales electromagnéticas callejeras y a veces dar una mano para ayudar a reparar o sustituir dispositivos defectuosos en casas y negocios cercanos.

SETI está utilizando algunos de los fondos del proyecto para ampliar las capacidades de computación del Green Bank más allá de cualquier proyecto SETI anterior. El sistema será capaz de procesar y almacenar tantos datos en un solo día como los proyectos existentes en un año o más. Luego se envían al equipo SETI en Berkeley y a los voluntarios SETI@Home para el análisis. El procesamiento extra y las capacidades de almacenamiento son necesarias porque “Escucha en avance” escaneará miles de millones de canales de radio entre 1 y 10 gigahertz. Encuestas anteriores han sido capaces de escanear no más que unos pocos 100 millones de canales a la vez, con aproximadamente la mitad del espectro.“Probablemente tenemos un trillón de veces mejores capacidades hoy que cuando comencé hace 40 años,” dice Werthimer.

La sensibilidad debería permitir a los telescopios captar señales inteligentes no significativas para nosotros, algo que antes los astrónomos no podían hacer hasta la misión Kepler con sus localizaciones de exoplanetas.”Hay una especulación que una civilización avanzada podría colonizar otro planeta en su propio sistema solar, como podríamos hacer con Marte”, dice Werthimer.”Pueden enviar mensajes de ida y vuelta entre planetas, y nosotros podríamos recoger las señales cuando se alinean con la tierra”. Además de los millónes de estrellas más cercanas a la tierra, el grupo SETI supervisará el centro densamente poblado de la Galaxia Vía Láctea, aproximadamente 27.000 años luz de distancia. “Nuestro sistema solar tiene cerca de 5 billones años de antigüedad”, dice Werthimer.”Algunas estrellas tienen 10 billones de años, por lo que podría haber algunas civilizaciones muy avanzadas por ahí”. Y por último, “Escucha en avance” extenderá su búsqueda aún más lejos, a las 100 galaxias más cercanas donde súper-civilizaciones envíen mensajes entre sistemas solares.

Mientras que el telescopio de Green Bank buscará en el hemisferio norte, “Escucha en avance” utilizará el telescopio Parkes cerca de Sydney, Australia, para buscar en el cielo meridional. El plato móvil de la antena de 210 pies es el más conocido por la transmisión de la mayor parte de aterrizaje en vídeo para la televisión en todo el mundo de la Apollo 11 (el evento fue novelado en la película del  2000 El plato). El proyecto utilizará alrededor del 20% del tiempo de observación en cada telescopio, un salto de unas decenas acumuladas de horas que el SETI generalmente recibe anualmente a miles de horas.

La tercera instalación que el SETI está utilizando va a “buscar” en lugar de “escuchar”. El buscador de planetas automatizado, un telescopio óptico de 96 pulgadas en el Observatorio de Lick, fuera de San José, California, va a dedicar 10 por ciento de su tiempo a buscar láseres interestelares.”Si tomamos nuestro propio láser de alta potencia y junto con nuestros telescopios más grandes, podríamos enviar un rayo que podría eclipsar al sol con un factor de 10 a una distancia de 1.000 años luz,” dice Siemion. “Quizás otras civilizaciones están haciendo esto para estar en contacto con otras civilizaciones, o para transmitir una gran cantidad de información”.Sería el equivalente de una GWW (Galaxy Wide Web).

Por supuesto, no todo el mundo es optimista sobre las posibilidades de “Escucha en avance” o cualquier otro proyecto SETI, de encontrar evidencia de vecinas civilizaciones, pero no necesariamente porque no creen en extraterrestres.”Tratar de escuchar mensajes intencionales parece una causa perdida”, dice Paul Davies, investigador de la Universidad Estatal de Arizona y autor de “El silencio espeluznante”, un libro que plantea que la actual búsqueda de vida inteligente es defectuosa. “He argumentado que deberíamos considerar en la búsqueda otras cosas como: balizas, o sondas o artefactos alienígenas en nuestro propio sistema solar. No tenemos idea cómo una super-civilización podría manifestarse. Podría ser genética, podríamos encontrar signos en la biología terrestre…Hay una buena probabilidad que podríamos estar solos en el universo. Así debemos buscar, pero no deberíamos gastar mucho dinero en esto”.

Incluso Werthimer no espera oír de extraterrestres tan pronto en el futuro próximo.”Soy optimista en el largo plazo”, dice.”Los Terrícolas somos una civilización joven, emergente. Nosotros solo hemos recién entrado en el juego, por lo que una búsqueda minuciosa tardará un rato…Probablemente no veremos nada en los próximos 10 años, por lo que tendremos que idear un nuevo plan después de eso. Tal vez, si continúa la tendencia en potenciar la computación, encontraremos un ET en 30 años.”

Mientras tanto, dejemos que empiece la escucha.

 TRADUCIDO POR: JORGE LÓPEZ CALDERÓN

FUENTE: http://www.airspacemag.com/space/new-seti-search-180959126/?no-ist

Acerca de SETI@home

SETI (siglas en inglés para Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) es un área científica cuya meta es detectar vida inteligente fuera de la Tierra. Un enfoque, conocido como radio SETI, usa radio telescopios para escuchar señales de radio de banda estrecha provenientes del espacio. No se tiene conocimiento de que estas señales ocurran de manera natural, por lo que su detección puede proporcionar evidencias de tecnología extraterrestre.

Anteriores proyectos de radio SETI usaron ordenadores de propósito especial localizados en el mismo telescopio para realizar el grueso del análisis de datos. En 1995, David Gedye se propuso convertir radio SETI un super ordenador virtual compuesto de un gran número de ordenadores conectados a través de Internet y organizó el proyecto SETI@home para explorar esta idea. SETI@home fué lanzado originariamente en mayo de 1999.

SETI: http://setiathome.berkeley.edu/

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s