Hay abejas que no necesitan machos para reproducirse

abejas-CapeLas abejas pueden reproducirse sin machos. Al menos es lo que hace una población concreta de estos insectos que vive en Sudáfrica: las abejas Cape.

Una población de abejas sudafricanas, denominadas Cape, ha evolucionado para tener descendencia sin depender de los machos. Las hembras obreras pueden fecundar los huevos con su propio ADN y las abejas que nacen pueden invadir otras colonias para seguir haciendo lo mismo.

El fenómeno se conoce desde 1912 pero ahora la Universidad de Uppsala, en Suecia, ha secuenciado el genoma completo de una muestra de estas abejas y lo ha comparado con otras poblaciones que se reproducen de forma normal. El objetivo es comprender qué mecanismos genéticos explican ese comportamiento.

“No conozco otro tipo de abejas que puedan reproducirse de este modo, pero hay unas pocas especies de hormigas y avispas que sí lo hacen”, explica Matthew Webster, investigador del departamento de Bioquímica Médica de la Universidad de Uppsala.

Lo habitual es que la reina genere nueva descendencia a partir de los huevos fecundados con el esperma de los machos. Sin embargo, las abejas Cape han evolucionado para no depender de ellos: las hembras obreras pueden fecundar sus huevos con su propio ADN por un proceso desconocido. El resultado son nuevas obreras capaces de invadir las colmenas de otras abejas para seguir reproduciéndose de este modo, en un claro ejemplo de parasitismo.

“Las obreras Cape ponen huevos diploides [es decir, con dos juegos completos de cromosomas, como las células de los adultos] gracias a un tipo de división celular anormal llamada thelytoky“, afirma Webster. Pero las diferencias con el resto de abejas van más allá. “Tienen unos ovarios más desarrollados y producen señales químicas que evitan que sean detectadas cuando depositan sus huevos en colonias de otras abejas”, añade este investigador. Gracias al trabajo realizado en Uppsala se han encontrado variaciones genéticas entre esta población de abejas de Sudáfrica y las que sólo se reproducen sexualmente. Ahí podría estar la clave.

Que los machos puedan resultar prescindibles no implica que las abejas Cape no puedan reproducirse de forma sexual; de hecho, para ellas es la forma habitual de hacerlo. “Sin embargo, cuando se encuentran con una colonia de una subespecie diferente, actúan como parásitos de esa colonia y las obreras se reproducen asexualmente“, matiza Webster. No se muestra tan seguro, en cambio, cuando se le pregunta sobre las posibles ventajas de este comportamiento: “Sabemos que este tipo de abejas sólo se encuentran en una ecoregión particular -Fynbos-, al sur de Sudáfrica, así que quizá se trata de un mecanismo de adaptación para vivir allí”, asegura. En cualquier caso, la investigación puesta en marcha puede arrojar más luz sobre la ventaja evolutiva del sexo.

FUENTE: http://www.elmundo.es/ciencia/2016/06/10/57598cf1468aeb6c3f8b45c8.html

 

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s