El transistor más pequeño construido es 500 veces más fino que una bacteria

transistor-esquemaLos dispositivos electrónicos avanzan reduciendo cada vez más su tamaño y, como es lógico, también lo hacen todos los componentes que utilizan para funcionar. Además, la reducción del tamaño de estas piezas no sólo es cuestión de hacer las máquinas más prácticas, pues también las hacen más rápidas, al poder englobarse, por ejemplo, más transistores en el interior de un único chip.

El método ahora usado sustituye el silicio de los chips por una molécula de molibdeno y azufre. En teoría permitirá hacer «smartphones» y portátiles cada vez más potentes. Sigue leyendo