Gliconanopartículas para tratar el infarto cerebral.

gliconanoparticula

Las gliconanopartículas resultan de la unión química de los esféricos fulerenos con aminoazúcares. / MPIKG

Los compuestos que surgen de la unión de la glucosamina, un tipo de azúcar, con nanopartículas conocidas como fulerenos, populares por su forma de balón de fútbol, ayudan a reducir el daño celular y la inflamación que se producen tras un ictus o accidente cerebrovascular.
Lo ha comprobado en ratones un equipo del Instituto Max Planck en Alemania, que también espera que se pueda utilizar en humanos. Sigue leyendo