Usar un ARN en spray como un agente fungicida.

Acumulación de dsRNA marcado con un sistema de etiquetaje fluorescente en el sistema vascular de una planta de cebada, después de rociar hojas de la misma con CYP3-dsRNAA488, el cual inhibe la infección en vegetales ejercida por el hongo Fusarium. (Foto: Aline Koch, Justus Liebig Universität)

Para satisfacer las cada vez mayores demandas de alimentos y necesidades energéticas de una población creciente será necesario el desarrollo de estrategias innovadoras que promueven la producción vegetal sostenible. El silenciamiento génico inducido por el anfitrión ha demostrado ser de un gran potencial para el control de plagas y enfermedades en las plantas de cultivo.
Rociar cultivos de cebada con moléculas de ARN que inhiban el crecimiento de hongos podría ayudar a proteger a las plantas frente a enfermedades, a juzgar por los resultados de unos experimentos recientes. Sigue leyendo