Científicos argentinos descubren cómo una célula se transforma en neurona

Euchromatic histone-lysine N-methyltransferase 2 (EHMT2), also known as G9a, is a histone methyltransferase that in humans is encoded by the EHMT2 gene (Wikipedia)

Euchromatic histone-lysine N-methyltransferase 2 (EHMT2), also known as G9a, is a histone methyltransferase that in humans is encoded by the EHMT2 gene (Wikipedia)

Una de las maravillas de la vida es que surjan cientos de tejidos diferentes, como los que constituyen la piel, los músculos o los pulmones, de una única célula primigenia y entender este proceso es fundamental para abordar trastornos en el desarrollo, enfermedades neurodegenerativas y cáncer del tejido nervioso. Sigue leyendo

Nuevo avance argentino en la lucha contra el cáncer.

Presentacion-RabinovichA veces, el cáncer opera como esos ladrones que son atrapados, pero que vuelven más tarde a encontrar un camino para escapar.

Científicos del Conicet y la UBA detectaron por qué algunos tumores son resistentes a terapias convencionales. Y ya están desarrollando un nuevo tratamiento. La investigación se publicó en la revista CELL. Sigue leyendo

Avances en la detección de las enfermedades mitocondriales.

mitocondria_microfotoLas mitocondrias son orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular (respiración celular). Actúan, por lo tanto, como centrales energéticas de la célula y sintetizan ATP a expensas de los carburantes metabólicos (glucosa, ácidos grasos y aminoácidos).

Investigadores argentinos desarrollaron un método no invasivo de diagnóstico temprano para patologías mitocondriales, que son difíciles de detectar y que tienen una tasa de mortalidad que puede alcanzar el 80 por ciento en algunos casos. Sigue leyendo

Galectina-1 una molécula clave en el desarrollo del cáncer

Galectina1_lactosaLas evidencias se acumulan en su contra. En un gran número de cánceres se encontró que las células tumorales producen cerca de diez veces los niveles normales de Galectina-1 (Gal-1) y usan esta proteína para desarrollarse, hacer metástasis y evitar que el organismo las elimine. “Durante los últimos diez años encontramos que, a grandes rasgos, Gal-1 favorece todos los mecanismos que tienen que ver con el crecimiento tumoral: les permite escapar del sistema inmune, crear vasos nuevos – angiogénesis – y migrar para formar metástasis”, explica Gabriel Rabinovich, investigador principal en el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET-FIBYME), en Argentina, y director del equipo de investigaciones. Sigue leyendo