Un nuevo conjunto de grupos sanguíneos «Er» ha sido descubierto.

El nuevo grupo sanguíneo ‘Er’ podría ayudar a los médicos a identificar y tratar algunos casos raros de incompatibilidad sanguínea, incluso entre madres embarazadas y fetos. 

El bebé por nacer estaba en problemas. Los médicos de la madre, en un hospital del Reino Unido, sabían que algo andaba mal con la sangre del feto, por lo que decidieron realizar una cesárea de emergencia muchas semanas antes de que naciera el bebé. Pero a pesar de esto, y de las transfusiones de sangre posteriores, el bebé sufrió una hemorragia cerebral con consecuencias devastadoras. Lamentablemente falleció.

No estaba claro por qué había ocurrido el sangrado. Pero había una pista en la sangre de la madre, donde los médicos habían notado algunos anticuerpos extraños. Algún tiempo después, mientras los médicos intentaban averiguar más sobre ellos, una muestra de la sangre de la madre llegó a un laboratorio en Bristol dirigido por investigadores que estudian los grupos sanguíneos.

Hicieron un descubrimiento sorprendente: la sangre de la mujer era de un tipo ultra raro, lo que puede haber hecho que la sangre de su bebé fuera incompatible con la suya. Es posible que esto haya llevado a su sistema inmunológico a producir anticuerpos contra la sangre de su bebé, anticuerpos que luego atravesaron la placenta y dañaron a su hijo, lo que finalmente provocó su pérdida. Puede parecer inverosímil que tal cosa pueda suceder, pero hace muchas décadas, antes de que los médicos tuvieran una mejor comprensión de los grupos sanguíneos, era mucho más común .

Mediante el estudio de la muestra de sangre de la madre, junto con una serie de otras, los científicos pudieron descubrir exactamente qué hacía que su sangre fuera diferente y, en el proceso, confirmaron un nuevo conjunto de grupos sanguíneos: el sistema «Er», el 44º en ser descrito.

Probablemente esté familiarizado con los cuatro tipos de sangre principales: A, B, O y AB.

Pero este no es el único sistema de clasificación de sangre. Hay muchas formas de agrupar los glóbulos rojos en función de las diferencias en los azúcares o las proteínas que recubren su superficie, conocidas como antígenos. Los sistemas de agrupación se ejecutan simultáneamente, por lo que su sangre se puede clasificar en cada uno; podría, por ejemplo, ser tipo O en el sistema ABO, positivo (en lugar de negativo) en el sistema Rhesus, etc.

Gracias a las diferencias en los antígenos, si alguien recibe sangre incompatible de un donante, por ejemplo, el sistema inmunitario del receptor puede detectar esos antígenos como extraños y reaccionar contra ellos. Esto puede ser muy peligroso y es por eso que la sangre donada debe ser compatible si alguien va a recibir una transfusión.

En promedio, los investigadores han descrito un nuevo sistema de clasificación de sangre cada año durante la última década. Estos sistemas más nuevos tienden a involucrar tipos de sangre que son muy raros pero, para aquellos tocados por ellos, el simple hecho de saber que tienen esa sangre podría salvarles la vida.

La investigación y el descubrimiento

Esta es la historia de cómo los científicos desentrañaron el misterio del último sistema sanguíneo y por qué es importante.

Fue en 1982 cuando los investigadores describieron por primera vez un anticuerpo inusual en una muestra de sangre que insinuaba que este misterioso tipo de sangre estaba ahí fuera. Los científicos no podían ir mucho más allá en ese momento, pero sabían que el anticuerpo era una pista que apuntaba hacia alguna molécula o estructura desconocida que incitaba al sistema inmunitario de la persona a generarlo.

En los años que siguieron, aparecieron más personas con estos anticuerpos inusuales, pero solo de vez en cuando. Generalmente, estas personas surgieron gracias a análisis de sangre que contenían los misteriosos y raros anticuerpos. Eventualmente, Nicole Thornton y sus colegas de NHS Blood and Transplant en el Reino Unido decidieron investigar qué podría estar detrás de los anticuerpos. “Trabajamos en casos raros”, dice ella. “Comienza con un paciente con un problema que estamos tratando de resolver”.

Pero tan raros fueron los misteriosos anticuerpos en el último trabajo que cuando el equipo comenzó su investigación, tenían solo muestras de sangre históricas de 13 personas, reunidas durante 40 años, para analizar. Se han encontrado otros sistemas establecidos recientemente gracias a un número igualmente pequeño de personas. En 2020, Thornton y sus colegas describieron un nuevo grupo sanguíneo llamado MAM-negativo que en ese momento se confirmó en solo 11 personas en todo el mundo. Y algunos de los grupos sanguíneos descubiertos más recientemente se han encontrado en familias individuales, agrega.

Tanto «MAM» como «Er» son referencias oscuras a los nombres de los pacientes cuyas muestras de sangre despertaron por primera vez la posibilidad de descubrir un nuevo grupo sanguíneo.

Resulta que el nuevo sistema de agrupación número 44, detallado en la revista Blood , está ligado a una proteína particular que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos.

Originalmente, Thornton tuvo la sospecha de que esta proteína, llamada Piezo1, estaba involucrada después de comparar los genomas de los pacientes en el estudio. Ella y sus colegas notaron cómo el gen responsable de esta proteína varía entre las personas con diferentes tipos de sangre Er.

Debido a esas diferencias genéticas, un pequeño número de personas tiene aminoácidos alternativos, o componentes básicos, en su proteína Piezo1. Como resultado, las células sanguíneas con la proteína Piezo1 más común parecen extrañas para el sistema inmunológico de sus cuerpos.

Luego, el equipo verificó si los anticuerpos reaccionaban con cultivos de laboratorio que contenían o no versiones mutantes de la proteína Piezo1, que crearon mediante la edición de genes. Eso les permitió confirmar que la variación en Piezo1 realmente era la causante de la incompatibilidad sanguínea en las personas cuyas muestras estaban analizando. «Era algo que no podrías haber hecho hace unos años», dice el coautor Ash Toye, profesor de biología celular en la Universidad de Bristol.

Hay cinco antígenos Er en total: cinco posibles variaciones de Piezo1 en la superficie de los glóbulos rojos que pueden provocar incompatibilidad.

Dos de los antígenos fueron descritos recientemente por Thornton y sus colegas investigadores, y uno de ellos se encontró en la sangre de una mujer embarazada en el Reino Unido que perdió a su bebé.

Es probable que los resultados del estudio se ratifiquen oficialmente como la definición de un nuevo sistema de grupos sanguíneos a finales de este año, en una reunión de la Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre. El esfuerzo requerido para hacer el descubrimiento fue “enorme”, dice Neil Avent, profesor honorario del grupo de diagnóstico de sangre de la Universidad de Plymouth, que no participó en el trabajo. También reveló complejidades sobre esta rara sangre, por ejemplo, que existen múltiples mutaciones genéticas asociadas con ella.

La carrera por dilucidar el secreto 

Al otro lado del Atlántico, un equipo separado de investigadores también había estado tratando de desentrañar los secretos del nuevo grupo sanguíneo Er, pero fueron derrotados por el equipo británico. “Eso sucede en este campo”, dice Connie Westhoff del New York Blood Center, quien fue parte de la investigación estadounidense. “A menudo sabemos que estamos compitiendo para encontrar la solución en varios laboratorios diferentes”.

Ella dice que ella y sus colegas tienen muestras de sangre adicionales que parecen ser de personas con un raro grupo sanguíneo Er. Y es posible que la investigación no haya terminado, sugiere: posiblemente haya más mutaciones genéticas asociadas con esta rara sangre por descubrir.

Un nuevo grupo sanguíneo es importante para la bioquímica

“Descubrir un nuevo sistema de grupos sanguíneos es como descubrir un nuevo planeta. Amplía el panorama de nuestra realidad”, dice Daniela Hermelin de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint Louis, que no participó en el estudio. Se suma a nuestro conocimiento de cómo la incompatibilidad sanguínea puede afectar a las madres embarazadas y sus bebés, explica. Y ahora que los casos de incompatibilidad sanguínea pueden atribuirse potencialmente al grupo sanguíneo Er, aumenta la posibilidad de que los médicos puedan diagnosticar correctamente dicho problema y tratarlo, por ejemplo, dándole al bebé una transfusión de sangre en el útero.

También será posible buscar e identificar a los pacientes que tienen esta sangre problemática. Por ejemplo, alguien podría ir a un hospital para una transfusión y hacerse un análisis de sangre preliminar que revele la presencia de algunos anticuerpos inusuales. Los médicos podrían enviar la sangre para su análisis y podría resultar que tienen la rara sangre Er descrita en el artículo. “Tenemos nuestras pruebas configuradas para poder hacer eso”, dice Thornton. Entonces podría necesitarse sangre poco común para la transfusión de esa persona, agrega. En el futuro, los científicos en un laboratorio podrían ser capaces de cultivar glóbulos rojos que podrían ofrecerse a estos pacientes con fines de transfusión.

Es muy, muy poco probable que tengas una incompatibilidad con la sangre de otra persona debido a los antígenos Er, dice Avent. Pero “si lo haces, es algo sobre lo que quieres saber”.

FUENTE:

https://www.wired.com/story/new-blood-types/#intcid=_wired-verso-hp-trending_37e9bf25-c39d-4ef1-8a94-e8ee71fcee46_popular4-1

https://ashpublications.org/blood/article-abstract/doi/10.1182/blood.2022016504/486664/Missense-mutations-in-PIEZO1-encoding-the-Piezo1?redirectedFrom=fulltext

 

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.