Millones tienen una enfermedad de transmisión sexual en EE.UU

etsEl deterioro de la economía y de la salud pública en los EE.UU se comienza a evidenciar en las cifras alarmantes de casos de enfermedades de transmisión sexual.

La mitad de las nuevas infecciones de cada año se dan en los jóvenes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Esta es una nueva y aleccionadora estadística del gobierno sobre la que pensar en el día de San Valentín. Los expertos estiman que el número de infecciones transmitidas sexualmente entre los estadounidenses en la actualidad es de más de 110 millones.
En dos estudios publicados en línea el 13 de febrero en la revista Sexually Transmitted Diseases, se calcularon las estimaciones de prevalencia y de los costos para tratar las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Los números no son buenos.

Uno de los hallazgos más preocupantes fue que cada año se producen casi 20 millones infecciones nuevas, y la mitad de las veces se trata de personas jóvenes (de 15 a 24 años de edad).

Y el costo del tratamiento de las ETS es considerable: el costo de por vida que supone el tratamiento de 20 millones de infecciones cada año es casi de 16 mil millones de dólares, según mostró el informe.

El análisis, realizado por investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. consideró ocho tipos de ETS. Tuvieron en cuenta la clamidia, la gonorrea, el virus de la hepatitis B (VHB), el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2), el VIH, el virus del papiloma humano (VPH), la sífilis y la tricomoniasis.

Algunas de estas infecciones pueden provocar problemas de salud graves que van desde la infertilidad al dolor crónico de pelvis y el cáncer cervical, indicaron los investigadores. Aunque las mujeres tendían a sufrir mayores consecuencias por este tipo de enfermedades, los hombres jóvenes y las mujeres jóvenes se infectan en igual medida, mostró el informe.

“Las infecciones transmitidas sexualmente son un riesgo importante para las personas que mantienen una vida sexualmente activa, y algunas de estas [infecciones] pueden transmitirse mediante el contacto con la piel”, afirmó Kaitlin Doyle, coordinadora de la salud de las mujeres del Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York. “Debemos tomar medidas para protegernos”, comentó.

La Dra. Jill Rabin, jefa de uroginecología en el Centro Médico Judío de Long Island, se mostró de acuerdo y añadió que “establecer una relación abierta y honesta con su médico u otro proveedor de atención de la salud es un primer paso muy importante. Hoy en día se puede hacer una evaluación con solo realizar unas pocas pruebas sencillas, y para reducir el riesgo recuerde siempre que ha de usar una protección”.

Los hallazgos ponen de manifiesto la necesidad de que se realice un esfuerzo mayor para la prevención y la evaluación, y los jóvenes deberían ser el objetivo prioritario de tal esfuerzo, afirmaron los investigadores.

Estas son las recomendaciones actuales para la evaluación de las ETS de los CDC:

•Todo el mundo debería realizar al menos una prueba del VIH.

•Todas las mujeres activas sexualmente de hasta 25 años de edad y las mujeres mayores de 25 con factores de riesgo como el hecho de tener una nueva pareja sexual o varias deberían realizar las pruebas de clamidia cada año.

•Una mujer activa sexualmente en una situación de riesgo debería realizar las pruebas de gonorrea cada año.

•Las mujeres embarazadas deberían realizar las pruebas de sífilis, VIH, clamidia y hepatitis B, y las embarazadas en situación de riesgo deberían realizar las pruebas de gonorrea en su primera visita prenatal.

•Todas las mujeres infectadas por el VIH deberían realizar la prueba de tricomoniasis.

•Todos los hombres gays y bisexuales sexualmente activos deberían realizar las pruebas al menos una vez al año de sífilis, clamidia, gonorrea y VIH. Aquellas personas con múltiples parejas sexuales o desconocidas debería realizar las pruebas de las ETS con mayor frecuencia (preferiblemente, en intervalos de 3 a 6 meses).

Además, las personas que también consumen drogas ilegales, y en concreto metanfetaminas, o cuyas parejas consumen drogas deberían realizar las pruebas más a menudo.

FUENTE:

Kaitlin Doyle, M.S.P.H., women’s health coordinator, Long Island Jewish Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; Jill Rabin, M.D., chief of ambulatory care, obstetrics and gynecology, head of urogynecology, Long Island Jewish Medical Center; U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release; Feb. 13, 2013, Sexually Transmitted Diseases

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79280

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s