Grave situación de los “sin techo” en la costa oeste de los EE.UU

En una noche determinada, más de 105.000 personas duermen sin hogar en algunas de las metrópolis más grandes y más modernas del país, impulsadas por el alza en los costos de vivienda y los precios de alquiler de las viviendas.

En un parque en medio de un barrio frondoso y bohemio donde las casas cuestan cerca de $ 1 millón, la enorme garra de un tractor recogió los desechos de los desamparados: colchones, tiendas de campaña, marcos de madera, una silla de mimbre y un calentador de propano.

Trabajadores con máscaras y botas de acero arrancaron agujas usadas y montones de desechos de la maleza. Justo un día antes, este rincón del Ravenna Park era un hogar ilegal para los excluidos, uno de los 400 campamentos que han surgido en los parques de Seattle, debajo de puentes, en los canteros medios de la autopista y a lo largo de las aceras.

Ahora, a medida que la policía y los trabajadores sociales se acercaban, algunos de los desposeídos se escabulleron, desapareciendo en una metrópoli que lucha para hacer frente a una enorme ola de personas sin hogar. Esa lucha no es solo en Seattle.

Una crisis de los sin techo, de proporciones sin precedentes está sacudiendo la costa oeste, y sus víctimas se quedan atrás por las mismas razones que marcan el éxito de la región: el aumento de los costos de la vivienda, las precios de los alquileres y una economía que no espera a nadie. A lo largo de la costa, los funcionarios electos están luchando por soluciones.

“Tengo desempleo cero en mi ciudad, y tengo miles de personas sin hogar que en realidad están trabajando y que simplemente no pueden pagar una vivienda”, dijo de manera casi ilógica el concejal de la ciudad de Seattle, Mike O’Brien.”No hay ningún lugar al que puedan ir estas personas. Cada vez que abrimos un nuevo lugar, se llena”.

El creciente número de personas sin hogar ha sacado a la luz a la pobreza más abyecta como nunca antes y ha abrumado a las ciudades y organizaciones sin fines de lucro.

El aumento de personas que viven en la calle ha puesto en riesgo la salud pública, ha llevado a varias ciudades a declarar estados de emergencia y ha obligado a ciudades y condados a gastar millones, en algunos casos miles de millones, en una búsqueda de soluciones.

San Diego ahora limpia sus aceras con lavandina para contrarrestar un brote letal de hepatitis A que se ha extendido a otras ciudades y obligó a California a declarar el estado de emergencia el mes pasado.

En Anaheim, hogar de Disneyland, 400 personas duermen a lo largo de un carril para bicicletas o bicisenda a la sombra del Angel Stadium. Los organizadores en Portland encendieron incienso en un reciente festival de comida al aire libre para tapar el hedor de la orina en un estacionamiento donde los vendedores montaron una tienda.

La falta de vivienda y los “sin techo” no es algo nuevo en la costa oeste, ni en los EE.UU.

Pero las entrevistas con funcionarios locales y quienes atienden a personas sin hogar en California, Oregon y Washington, junto con una revisión de Associated Press de datos preliminares sobre personas sin hogar, confirman que esta situación está empeorando.

Las personas que una vez fueron capaces de sobrevivir, incluso si sufrieron un revés económico, ahora son empujadas a las calles porque la vivienda se ha vuelto muy cara.

Todo lo que se necesita para quedar indigente es una enfermedad prolongada, un trabajo perdido, una extremidad rota, una crisis familiar. Lo que una vez fue un bache en la fortuna ahora parece una cadena perpetua.

“La mayoría de las personas sin hogar que conozco no están sin hogar porque son adictos”, dijo Tammy Stephen, de 54 años, que vive en un campamento para personas sin hogar en Seattle.”La mayoría de las personas no tienen hogar porque no pueden pagar un lugar para vivir”.

Los conteos oficiales realizados a principios de este año en California, Oregón y Washington muestran a 168.000 personas sin hogar en los tres estados, según un recuento de AP de todas las jurisdicciones en esos estados que informan números de personas sin hogar al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU.

Eso es 19.000 más de lo que se contabilizó hace dos años, aunque los números pueden no ser directamente comparables debido a factores que van desde el clima hasta los nuevos métodos de conteo.

Durante el mismo período, la cantidad de personas sin refugio en los tres estados, definida como alguien que duerme al aire libre, en una estación de autobús o tren, en un edificio o vehículo abandonado, ha subido un 18 por ciento a 105.000 personas.

 

FUENTE: https://www.dailysabah.com/economy/2017/11/07/homeless-explosion-in-us-west-amid-booming-economy

 

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s