El uso diario de la bicicleta y el cáncer de próstata

La incorporación de las nuevas bicisendas ha configurado a la fuerza un nuevo escenario en el transporte de la ciudad de Buenos Aires, que lejos de ser beneficioso para los conductores de automóviles, se ha convertido en un peligro, un trauma y un stress que no fue mensurado adecuadamente.

Este escenario tortuoso implica para el conductor, ya no solamente que debe estar alerta a los peatones que intentan cruzar desde ambas esquinas sin mirar, también y simultáneamente prestar atención a los otros vehículos que vienen en el sentido de la calle que están por cruzar, sino que además deberán con un “tercer ojo y/o sexto sentido” advertir si algún ciclista cruzará a toda velocidad, cosa que podrá hacer desde la derecha o de la izquierda, creyendo que su condición de ciclista lo santifica y perdona del cumplimiento de las normas de tránsito, teniendo la certeza que el automovilista “siempre será el culpable” del accidente de no mediar una cámara de videovigilancia.

Sin embargo, el uso diario y reiterado de la bicicleta, no solo es un problema para los automovilistas, sino que podría serlo también para la salud de los mismos ciclistas, que sudorosos y empecinados pedalean todos los días hacia su destino supuestamente “aeróbico y saludable”.

Salud, lesiones articulares y musculares, cáncer de próstata.

El sempiterno debate sobre si hay relación entre el cáncer de próstata y el ciclismo ha suscitado un renovado interés tras la publicación de un reciente estudio basado en el análisis de 5.000 ciclistas.

En el se han reportado seis veces más cáncer de próstata entre ciclistas que entrenaban ocho o más horas a la semana, comparado con aquellos que entrenaban menos de tres horas y tres cuartos.

Por supuesto que haya asociación no conlleva causalidad: Los hombres con cáncer son más proclives a participar en estudios sobre el cáncer, y ya es conocido que el ciclismo puede incrementar los niveles de Antígeno Prostático Específico (PSA) durante las siguientes 24 horas, con lo que los ciclistas son más propensos a destacar en cualquier estudio al respecto.

Dicho ésto, lo que más interés puede generar del estudio es que en él se sugiere que el ciclismo incrementa el riesgo de elevados niveles de especies de oxígeno reactivo (iones de oxígeno, radicales libres y peróxidos) que pueden provocar daños significativos a las estructuras celulares y derivar en estrés oxidativo.

Ciclismo y cáncer de próstata

Un nuevo estudio ha planteado inquietudes para los ciclistas masculinos de larga distancia. Los investigadores encontraron que los ciclistas que montan más a menudo – varias horas por semana – pueden enfrentar un mayor riesgo para el cáncer de próstata. Pero los resultados del estudio no son conclusivos y mayormente sirven para echarle leña al fuego de un debate que ya está en curso.

Como parte del estudio, más de 5,000 ciclistas masculinos formaron parte de una encuesta que se llevó a cabo del 2012  al 2013. Menos de 1 por ciento de los hombres reportaron ser diagnosticados con cáncer de próstata. Pero aquellos que montaban más bicicleta – más de 8.5 horas por semana – tenían más probabilidades de tener cáncer de próstata que los demás hombres.

De los 498 hombres que montaban más bicicleta, 17 de ellos (el 3.5 por ciento) dijeron que tenían cáncer de próstata. De los que montaban menos, tres de cada 511 (el 0.5 por ciento) dijeron que tenían cáncer de próstata, según mostró la investigación.

Algunas condiciones dolorosas asociadas con el ciclismo frecuente pueden incluir la prostatitis, o irritación crónica de la próstata, la cual puede ser incómoda y dolorosa.

Difícil de interpretar

Sin embargo, los ciclistas serios no deben preocuparse, dicen los críticos del estudio, ya que la investigación involucró a un número relativamente bajo de participantes, y estaba basada en respuestas anónimas por Internet. Lo que es más, el estudio no prueba que hay una conexión actual entre el ciclismo y el cáncer de próstata.

“Como el estudio fue basado en la Internet, no hubo oportunidad para entrevistas ni para exámenes físicos, lo cual limita la habilidad para explorar más a fondo los diagnósticos reportados”, dijo la investigación en sí.

El autor principal del estudio, el Dr. Milo Hollingworth, un asociado de investigación en University College London, reconoció que los resultados son “difíciles de interpretar”.

“El estudio no debe alarmar a los hombres que practican el ciclismo seriamente y que se mantienen en buena salud general”, dijo Robert Puig, M.D., urólogo y cirujano de cáncer de próstata afiliado con Baptist Hospital of Miami y South Miami Hospital. “Pero todos los hombres deben mantenerse alerta acerca de los problemas con la próstata, y los hombres mayores de 50 años, o aquellos que estén enfrentando problemas causados por el ciclismo, deben consultar con su médico para hacerse los exámenes y estudios apropiados”.

Los beneficios para la salud del ciclismo frecuente o de otros ejercicios regulares incluyen menos riesgo de diabetes, enfermedades cardiacas y derrames cerebrales , y esos beneficios están mucho más establecidos que cualquier posible vínculo al cáncer de próstata, dicen los expertos médicos más optimistas.

Algunas condiciones dolorosas asociadas con el ciclismo frecuente pueden incluir la prostatitis, o irritación crónica de la próstata, la cual puede ser incómoda y dolorosa. Pero ningún estudio ha comprobado el vínculo entre la presión frecuente de estar sentado en una bicicleta y el cáncer de próstata. Además los asientos de las bicicletas o “monturas” pueden ser modificados con cojines o redimensionados para crear menos presión en el área inguinal de un hombre.

Otros estudios han vinculado el exceso de presión causado por los asientos de las bicicletas con la infertilidad masculina y los problemas eréctiles. Sin embargo, los fabricantes de asientos han tratado de diseñar mejores asientos.

Exámenes de próstata para hombres mayores de 50

Los ciclistas que puedan estar preocupados por la salud de su próstata deben consultar con su médico primario. Los hombres mayores de 50 años se hacen un examen de rutina de la próstata como parte de su examen de salud general. Es recomendado, usualmente debido a la edad de un hombre, o si hay algún problema persistente tal como la dificultad al orinar.

“No importa lo que diga el estudio, es importante hacerse un examen de próstata regularmente y saber las señales de advertencia del cáncer de próstata, teniendo en mente que puede que no hayan síntomas obvios al principio”, dijo el Dr. Puig.

Puede que el cáncer de próstata no cause señales o síntomas en sus primeras etapas, pero cuando la enfermedad está más avanzada puede causar señales y síntomas tales como:

  • Dificultad al orinar.
  • Fuerza disminuida en el flujo de orina.
  • Sangre en la orina.
  • Sangre en el semen.
  • Dolores en la baja espalda, las caderas o los muslos.
  • Incomodidad en el área pélvica.
  • Dolor en los huesos.
  • Disfunción eréctil.

FUENTES: https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/el-ciclismo-frecuente-y-los-riesgos-para-la-prostata/

http://www.planetatriatlon.com/ciclismo-cancer-prostata/

 

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s