El aceite de canola se relaciona con una peor memoria y menor capacidad de aprendizaje en la enfermedad de Alzheimer.

La canola no es una planta real, es tan solo el nombre comercial para denominar el aceite de colza modificado que se diseñó para eliminar los compuestos no deseados. El nombre de canola deriva de la contracción de Canadian Oilque significa literalmente aceite de Canadá.

El aceite de canola es uno de los aceites vegetales más consumidos en el mundo, sin embargo, se sabe muy poco acerca de sus efectos sobre la salud. Ahora, en un nuevo estudio en la revista Scientific Reports, investigadores de la Facultad de Medicina Lewis Katz en la Universidad de Temple (LKSOM) asocian el consumo de aceite de canola en la dieta con una memoria empeorada, empeoramiento de la capacidad de aprendizaje y aumento de peso en ratones que desarrollan el modelo de la enfermedad de Alzheimer. El estudio es el primero en sugerir que el aceite de canola es más nocivo que saludable para el cerebro. Todo lo contrario de una dieta enriquecida con aceite de oliva extra virgen.

“El aceite de canola es atractivo porque es menos costoso que otros aceites vegetales y se anuncia como saludable”, explicó Domenico Praticò, MD, profesor de los departamentos de Farmacología y Microbiología y director del Centro de Alzheimer en LKSOM, así como investigador principal en el estudio.”Muy pocos estudios, sin embargo, han examinado esa afirmación, especialmente en términos del cerebro”.

Curiosos acerca de cómo el aceite de canola afecta la función cerebral, el Dr. Praticò y Elisabetta Lauretti, estudiante de posgrado en el laboratorio del Dr. Pratico en LKSOM y coautora del nuevo estudio, centraron su trabajo en la alteración de la memoria y la formación de placas amiloides y ovillos neurofibrilares en un modelo de ratón con enfermedad de Alzheimer.Las placas amiloides y la TAU fosforilada, que es responsable de la formación de los ovillos neurofibrilares TAU (un grupo de proteínas asociadas a microtúbulos neuronales que se forman por corte y empalme alternativo de ARNm y se acumulan en ovillos neurofibrilares en el cerebro de la enfermedad de Alzheimer), contribuyen a la disfunción neuronal y la degeneración y la pérdida de memoria en la enfermedad de Alzheimer. El modelo animal fue diseñado para replicar el Alzheimer en humanos, pasando de una fase asintomática en los primeros años de vida a una enfermedad en pleno desarrollo en animales de edad avanzada.

El Dr. Praticò y Lauretti habían utilizado previamente el mismo modelo de ratón en una investigación de aceite de oliva, cuyos resultados se publicaron a principios de 2017. En ese estudio, descubrieron que los ratones con Alzheimer alimentados con una dieta enriquecida con aceite de oliva extra virgen habían reducido niveles de placas amiloides y de TAU fosforilada y experimentaron una mejora de la memoria. Para su último trabajo, querían determinar si el aceite de canola es igualmente beneficioso para el cerebro.

Los investigadores comenzaron dividiendo los ratones en dos grupos a los seis meses de edad, antes de que los animales desarrollaran signos de la enfermedad de Alzheimer. Un grupo fue alimentado con una dieta normal, mientras que el otro fue alimentado con una dieta suplementada con el equivalente de una cucharada de aceite de canola al día.

Luego, los investigadores evaluaron los animales a los 12 meses. Una de las primeras diferencias observadas fue en el peso corporal: los animales en la dieta enriquecida con aceite de canola pesaron significativamente más que los ratones en la dieta regular. Las pruebas de laberinto para evaluar la memoria de trabajo, la memoria a corto plazo y la capacidad de aprendizaje evidenciaron diferencias adicionales. Lo más significativo es que los ratones que habían consumido aceite de canola durante un período de seis meses sufrieron daños en la memoria de trabajo.

El examen del tejido cerebral de los dos grupos de ratones reveló que los animales tratados con aceite de canola tenían niveles muy reducidos de beta 1-40 amiloide. Amiloide beta 1-40 es la forma más soluble de las proteínas beta amiloideas. Generalmente se considera que esta proteína desempeña un papel beneficioso en el cerebro y actúa como un amortiguador para la forma insoluble más dañina, la amiloide beta 1-42.

Como resultado de la disminución de la amiloide beta 1-40, los animales con la dieta de aceite de canola mostraron además una mayor formación de placas de amiloide en el cerebro, con las neuronas envueltas en beta-1-42 amiloide. El daño fue acompañado por una disminución significativa en el número de contactos entre las neuronas, indicativo de una extensa lesión de sinapsis. Las sinapsis, las áreas donde las neuronas entran en contacto unas con otras, juegan un papel central en la formación y recuperación de la memoria.

“La amiloide beta 1-40 neutraliza las acciones de la amiloide 1-42, lo que significa que una disminución en 1-40, como la observada en nuestro estudio, deja a la 1-42 sin control”, explicó el Dr. Praticò.”En nuestro modelo, este cambio en la relación resultó en un daño neuronal considerable, disminución de los contactos neuronales y deterioro de la memoria”.

Los hallazgos sugieren que el consumo a largo plazo de aceite de canola no es beneficioso para la salud del cerebro.”A pesar de que el aceite de canola es un aceite vegetal, debemos tener cuidado antes de decir que es saludable”, dijo el Dr. Praticò.”De acuerdo con la evidencia de este estudio, el aceite de canola no debe considerarse equivalente a los aceites con beneficios comprobados para la salud”.

El siguiente paso es llevar a cabo un estudio de menor duración para determinar el grado mínimo de exposición necesaria para producir cambios observables en la proporción de amiloide beta 1-42 a 1-40 en el cerebro y alterar las conexiones de sinapsis. Se puede justificar un estudio más prolongado para determinar si el aceite de canola también eventualmente afecta la fosforilación de tau, ya que no se observaron efectos en la tau durante el período de exposición de seis meses.

“También queremos saber si los efectos negativos del aceite de canola son específicos para la enfermedad de Alzheimer”, agregó el Dr. Praticò.”Existe la posibilidad de que el consumo de aceite de canola también pueda afectar el inicio y el curso de otras enfermedades neurodegenerativas u otras formas de demencia”.

La investigación fue financiada en parte por una subvención de Wanda Simone Endowment for Neuroscience.

FUENTE:

https://medicine.temple.edu/news/canola-oil-linked-worsened-memory-and-learning-ability-alzheimers-disease-temple-researchers

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15537830

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s